E-COMMERCE O COMERCIO ELECTRÓNICO

¿Qué es el e-commerce?

El e-commerce o comercio electrónico consiste en un sistema de compra y venta de productos o servicios que utiliza Internet como principal medio de intercambio. En otras palabras, el e-commerce es comercializar en un entorno online. Este tipo de comercio gestiona, de manera totalmente electrónica, cobros y pagos.

El comercio electrónico se trata de un sector que se encuentra en auge en los últimos años. Ha conseguido revolucionar el comercio tradicional puesto que ofrece una mayor comodidad y personalización a los consumidores.

A diferencia del comercio tradicional, el e-commerce se encuentra disponible en todo momento, es decir, puedes realizar compras en cualquier momento del día y del año. Este aspecto le dota de una gran ventaja competitiva respecto al resto de comercios.

Tipos de e-commerce

Podemos clasificar el comercio electrónico de distintas maneras atendiendo a distintos criterios:

Según perfil comercial

  • B2B (Business-to-business): el cliente final de esta empresa es otra empresa.
  • B2C (Business-to-consumer): este tipo de empresas venden de forma directa al consumidor final.
  • B2G (Business-to-government): empresas que comercian con instituciones gubernamentales.
  • C2B (Consumer-to-business): páginas en las que los consumidores publican un producto o servicio y son las empresas las que pujan por ellos.
  • C2C (Consumer-to-consumer): este tipo de empresas facilita la venta de productos entre consumidores.

Además de estos, podemos encontrar otros como: G2C (Government-to-consumer), C2G (Consumer-to-Goverment), B2E (Business-to-employer)

Según el modelo de negocio

  • Tienda online propia: cuenta con las mismas características de una tienda física pero en el entorno online. Vende productos propios y pueden disponer tanto de tienda física y e-commerce como de únicamente e-commerce.
  • Marketplace: este tipo de negocio engloba a varios vendedores. Estos ofrecen sus productos, ya sean de una temática o de varias.
  • Dropshipping: para el cliente resulta igual que una tienda online, sin embargo, en este tipo de e-commerce el vendedor únicamente muestra y promociona sus productos y es un tercer agente el que se encarga de realizar los envíos.
  • Afiliado: en este tipo de e-commerce se recurre a terceros para que lleven a cabo una determinada acción. La tienda ni envía el producto ni cierra la venta en su plataforma, sino que redirige al cliente a otra tienda, la cual cobra comisión por confirmar la venta.
  • Suscripción o membresía: Busca que el cliente compre de forma recurrente. En vez de realizar ventas de productos o servicios de forma individual, se quiere que los clientes contraten una suscripción (semanal, mensual, trimestral, anual…) y así, reciban productos periódicamente en su domicilio.
  • Servicios: Son aquellos e-commerce que se dedican a la venta de servicios: formación, consultoría, gestorías…

Ventajas

Mayor alcance:  los e-commerce se encuentran disponible de forma permanente a todo el público.

Menos costes: la creación de un e-commerce requiere de una inversión inicial muy baja. Esto hace que las barreras de entrada sean menores y que los márgenes de beneficio sean mayores.

Crecimiento potencial: con el e-commerce podemos anunciarnos y posicionarnos en los primeros puestos de los resultados de búsqueda. Esto atraerá más tráfico web y permitirá crecer a nuestro e-commerce.

Flexibilidad: en el comercio electrónico es posible realizar cambios en los productos o en la presentación de ellos de manera instantánea. Esto nos permite adaptarnos a las necesidades y preferencias de los clientes.

Desventajas

Alta competencia: el e-commerce cuenta con bajas barreras de entrada, lo que permite el acceso al mercado de un número mayor de empresas competidoras.

Falta de confianza: a pesar de que cada vez es más común y habitual realizar transacciones a través de internet, sigue habiendo consumidores que desconfían de realizar pagos electrónicos. Para que esto no suceda, es necesario que el e-commerce cuente con el certificado SSL (https), es decir, con un sello de confianza.

Productos intangibles: a través de un e-commerce no podemos probar el producto, lo que dificulta la decisión de compra. Para evitar esto, es necesario contar con fichas de productos completas y detalladas.

Tiempo para obtener resultados: conseguir la visibilidad necesaria en internet requiere de tiempo. A pesar de tener buenos productos, es necesario contar con la visibilidad suficiente para aumentar las ventas.

Infografía E-commerce

El comercio electrónico es cada vez más usado por todos. Para emprender un e-commerce es necesario realizar un plan previo en el que se detallen todas las acciones que se van a llevar a cabo para conseguir los beneficios que este tipo de comercio nos puede aportar.

Sara Cáceres Peño
Sara Cáceres Peño

Latest posts by Sara Cáceres Peño (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *